¿Qué señales nos ayudan a identificar el problema? Los cambios en la conducta, las costumbres o la forma de actuar y relacionarse de nuestros hijos nos pueden alertar sobre su posible relación con este tipo de trastornos. No se trata de criterios diagnósticos y, por tanto, no confirman la enfermedad, pero ante estas señales sería recomendable consultar con un equipo de profesionales de salud. Cambios de conducta · Inician dietas injustificadas, sin consultar a nadie. · Se purgan con vómitos y laxantes. · Rechazan alimentos. · Trocean mucho los alimentos. · Discuten o regatean las raciones. · Beben agua en gran cantidad, antes o durante las comidas. · Tienen un interés obsesivo por las calorías de los alimentos o su preparación. · Mienten sobre la comida.
· Intentan comer fuera de casa, a solas o sin la presencia de la familia. · Comienzan a realizar ejercicio físico intenso, a solas o a escondidas. · Visitan páginas de modelos o influencers extremadamente delgadas. · Se aislan  social y familiarmente. Cambios psicológicos · Preocupación por su peso y por la posibilidad de engordar. · Se considera demasiado gorda o ancha. · Es muy crítica consigo misma. · Cae su autoestima. · Empobrecimiento de la creatividad. · Dificultades de concentración y fallos de memoria. Cambios emocionales · Cambios en su carácter y humor. · Llora con facilidad y tiene problemas de insomnio. · Desarrolla ansiedad. · Puede aparecer fobia generalizada o fobia social.
¿Qué señales nos ayudan a identificar el problema? Los cambios en la conducta, las costumbres o la forma de actuar y relacionarse de nuestros hijos nos pueden alertar sobre su posible relación con este tipo de trastornos. No se trata de criterios diagnósticos y, por tanto, no confirman la enfermedad, pero ante estas señales sería recomendable consultar con un equipo de profesionales de salud. Cambios de conducta · Inician dietas injustificadas, sin consultar a nadie. · Se purgan con vómitos y laxantes. · Rechazan alimentos. · Trocean mucho los alimentos. · Discuten o regatean las raciones. · Beben agua en gran cantidad, antes o durante las comidas. · Tienen un interés obsesivo por las calorías de los alimentos o su preparación. · Mienten sobre la comida.
· Intentan comer fuera de casa, a solas o sin la presencia de la familia. · Comienzan a realizar ejercicio físico intenso, a solas o a escondidas. · Visitan páginas de modelos o influencers extremadamente delgadas. · Se aislan  social y familiarmente. Cambios psicológicos · Preocupación por su peso y por la posibilidad de engordar. · Se considera demasiado gorda o ancha. · Es muy crítica consigo misma. · Cae su autoestima. · Empobrecimiento de la creatividad. · Dificultades de concentración y fallos de memoria. Cambios emocionales · Cambios en su carácter y humor. · Llora con facilidad y tiene problemas de insomnio. · Desarrolla ansiedad. · Puede aparecer fobia generalizada o fobia social.
¿Qué señales nos ayudan a identificar el problema? Los cambios en la conducta, las costumbres o la forma de actuar y relacionarse de nuestros hijos nos pueden alertar sobre su posible relación con este tipo de trastornos. No se trata de criterios diagnósticos y, por tanto, no confirman la enfermedad, pero ante estas señales sería recomendable consultar con un equipo de profesionales de salud. Cambios de conducta · Inician dietas injustificadas, sin consultar a nadie. · Se purgan con vómitos y laxantes. · Rechazan alimentos. · Trocean mucho los alimentos. · Discuten o regatean las raciones. · Beben agua en gran cantidad, antes o durante las comidas. · Tienen un interés obsesivo por las calorías de los alimentos o su preparación. · Mienten sobre la comida.
· Intentan comer fuera de casa, a solas o sin la presencia de la familia. · Comienzan a realizar ejercicio físico intenso, a solas o a escondidas. · Visitan páginas de modelos o influencers extremadamente delgadas. · Se aislan  social y familiarmente. Cambios psicológicos · Preocupación por su peso y por la posibilidad de engordar. · Se considera demasiado gorda o ancha. · Es muy crítica consigo misma. · Cae su autoestima. · Empobrecimiento de la creatividad. · Dificultades de concentración y fallos de memoria. Cambios emocionales · Cambios en su carácter y humor. · Llora con facilidad y tiene problemas de insomnio. · Desarrolla ansiedad. · Puede aparecer fobia generalizada o fobia social.
¿Qué señales nos ayudan a identificar el problema? Los cambios en la conducta, las costumbres o la forma de actuar y relacionarse de nuestros hijos nos pueden alertar sobre su posible relación con este tipo de trastornos. No se trata de criterios diagnósticos y, por tanto, no confirman la enfermedad, pero ante estas señales sería recomendable consultar con un equipo de profesionales de salud. Cambios de conducta · Inician dietas injustificadas, sin consultar a nadie. · Se purgan con vómitos y laxantes. · Rechazan alimentos. · Trocean mucho los alimentos. · Discuten o regatean las raciones. · Beben agua en gran cantidad, antes o durante las comidas. · Tienen un interés obsesivo por las calorías de los alimentos o su preparación. · Mienten sobre la comida.
· Intentan comer fuera de casa, a solas o sin la presencia de la familia. · Comienzan a realizar ejercicio físico intenso, a solas o a escondidas. · Visitan páginas de modelos o influencers extremadamente delgadas. · Se aislan  social y familiarmente. Cambios psicológicos · Preocupación por su peso y por la posibilidad de engordar. · Se considera demasiado gorda o ancha. · Es muy crítica consigo misma. · Cae su autoestima. · Empobrecimiento de la creatividad. · Dificultades de concentración y fallos de memoria. Cambios emocionales · Cambios en su carácter y humor. · Llora con facilidad y tiene problemas de insomnio. · Desarrolla ansiedad. · Puede aparecer fobia generalizada o fobia social.
¿Qué señales nos ayudan a identificar el problema? Los cambios en la conducta, las costumbres o la forma de actuar y relacionarse de nuestros hijos nos pueden alertar sobre su posible relación con este tipo de trastornos. No se trata de criterios diagnósticos y, por tanto, no confirman la enfermedad, pero ante estas señales sería recomendable consultar con un equipo de profesionales de salud. Cambios de conducta · Inician dietas injustificadas, sin consultar a nadie. · Se purgan con vómitos y laxantes. · Rechazan alimentos. · Trocean mucho los alimentos. · Discuten o regatean las raciones. · Beben agua en gran cantidad, antes o durante las comidas. · Tienen un interés obsesivo por las calorías de los alimentos o su preparación. · Mienten sobre la comida.
· Intentan comer fuera de casa, a solas o sin la presencia de la familia. · Comienzan a realizar ejercicio físico intenso, a solas o a escondidas. · Visitan páginas de modelos o influencers extremadamente delgadas. · Se aislan  social y familiarmente. Cambios psicológicos · Preocupación por su peso y por la posibilidad de engordar. · Se considera demasiado gorda o ancha. · Es muy crítica consigo misma. · Cae su autoestima. · Empobrecimiento de la creatividad. · Dificultades de concentración y fallos de memoria. Cambios emocionales · Cambios en su carácter y humor. · Llora con facilidad y tiene problemas de insomnio. · Desarrolla ansiedad. · Puede aparecer fobia generalizada o fobia social.