Los padres suelen sentirse inseguros o incómodos ante la famosa “charla” con sus hijos, pero es una conversación cada vez más necesaria. Debemos tener en cuenta que las personas aprendemos a través de la observación directa, absorbiendo toda la información que nos rodea. Los menores con poca educación sexual y que se exponen a este tipo de contenidos, tienden a considerar normales ciertas prácticas sexuales de riesgo. Por eso, deberíamos acompañar a nuestros hijos en su desarrollo sexual, enseñándoles normas y valores basados en el respeto e igualdad. Como cualquier tipo de educación, el aprendizaje debe realizarse poco a poco y según la edad de nuestros hijos. Es importante también que pase en un ambiente tranquilo en el que nuestros hijos puedan hacer cualquier pregunta, y que la respuesta sea simple y honesta.
Los padres suelen sentirse inseguros o incómodos ante la famosa “charla” con sus hijos, pero es una conversación cada vez más necesaria. Debemos tener en cuenta que las personas aprendemos a través de la observación directa, absorbiendo toda la información que nos rodea. Los menores con poca educación sexual y que se exponen a este tipo de contenidos, tienden a considerar normales ciertas prácticas sexuales de riesgo. Por eso, deberíamos acompañar a nuestros hijos en su desarrollo sexual, enseñándoles normas y valores basados en el respeto e igualdad. Como cualquier tipo de educación, el aprendizaje debe realizarse poco a poco y según la edad de nuestros hijos. Es importante también que pase en un ambiente tranquilo en el que nuestros hijos puedan hacer cualquier pregunta, y que la respuesta sea simple y honesta.