Compartir fotos de los hijos, añadir su nombre completo, la ubicación… supone un peligro para el menor. Los padres, sin ser plenamente conscientes, están dando detalles de sus hijos facilitando, por ejemplo, el robo de identidad. Muchos padres buscan apoyo en la red y/o comentan públicamente sobre un problema de sus hijos: circunstancias académicas, mala conducta, problemas de salud… Lo que los padres ven como una simple ayuda, puede acarrear a los hijos consecuencias negativas en su vida personal y profesional. Las publicaciones se pueden proyectar en el tiempo, impactando sobre el honor y la reputación de los menores. Además, puede perjudicar en su entorno social, en el colegio… y sufrir bullying o cyberbullying. Una foto publicada puede ser reproducida indefinidamente y acabar en lugares inapropiados.
Compartir fotos de los hijos, añadir su nombre completo, la ubicación… supone un peligro para el menor. Los padres, sin ser plenamente conscientes, están dando detalles de sus hijos facilitando, por ejemplo, el robo de identidad. Muchos padres buscan apoyo en la red y/o comentan públicamente sobre un problema de sus hijos: circunstancias académicas, mala conducta, problemas de salud… Lo que los padres ven como una simple ayuda, puede acarrear a los hijos consecuencias negativas en su vida personal y profesional. Las publicaciones se pueden proyectar en el tiempo, impactando sobre el honor y la reputación de los menores. Además, puede perjudicar en su entorno social, en el colegio… y sufrir bullying o cyberbullying. Una foto publicada puede ser reproducida indefinidamente y acabar en lugares inapropiados.
Compartir fotos de los hijos, añadir su nombre completo, la ubicación… supone un peligro para el menor. Los padres, sin ser plenamente conscientes, están dando detalles de sus hijos facilitando, por ejemplo, el robo de identidad. Muchos padres buscan apoyo en la red y/o comentan públicamente sobre un problema de sus hijos: circunstancias académicas, mala conducta, problemas de salud… Lo que los padres ven como una simple ayuda, puede acarrear a los hijos consecuencias negativas en su vida personal y profesional. Las publicaciones se pueden proyectar en el tiempo, impactando sobre el honor y la reputación de los menores. Además, puede perjudicar en su entorno social, en el colegio… y sufrir bullying o cyberbullying. Una foto publicada puede ser reproducida indefinidamente y acabar en lugares inapropiados.
Compartir fotos de los hijos, añadir su nombre completo, la ubicación… supone un peligro para el menor. Los padres, sin ser plenamente conscientes, están dando detalles de sus hijos facilitando, por ejemplo, el robo de identidad. Muchos padres buscan apoyo en la red y/o comentan públicamente sobre un problema de sus hijos: circunstancias académicas, mala conducta, problemas de salud… Lo que los padres ven como una simple ayuda, puede acarrear a los hijos consecuencias negativas en su vida personal y profesional. Las publicaciones se pueden proyectar en el tiempo, impactando sobre el honor y la reputación de los menores. Además, puede perjudicar en su entorno social, en el colegio… y sufrir bullying o cyberbullying. Una foto publicada puede ser reproducida indefinidamente y acabar en lugares inapropiados.