Para prevenir el sexting, y la violencia digital, se recomienda usar métodos educativos basados en el disfrute saludable de Internet, redes sociales y dispositivos. Educar en valores, informar y enseñar a reflexionar antes de  producir sexting y, sobre todo, antes de reproducirlo. Fomentar este tipo de comunicación no solo genera un espacio de confianza entre el menor y su familia, sino que también recurrirá a ella ante cualquier problema. Fomentar la cultura de la privacidad y concienciar sobre los riesgos que se corren al compartir la imagen y datos personales públicamente. Una vez publicado ya es accesible a multitud de personas. Se recomienda hablar sobre la diferencia entre relaciones sanas, marcadas por el respeto, y las que pueden perjudicar, basadas en los celos, posesión y manipulación.
Para prevenir el sexting, y la violencia digital, se recomienda usar métodos educativos basados en el disfrute saludable de Internet, redes sociales y dispositivos. Educar en valores, informar y enseñar a reflexionar antes de  producir sexting y, sobre todo, antes de reproducirlo. Fomentar este tipo de comunicación no solo genera un espacio de confianza entre el menor y su familia, sino que también recurrirá a ella ante cualquier problema. Fomentar la cultura de la privacidad y concienciar sobre los riesgos que se corren al compartir la imagen y datos personales públicamente. Una vez publicado ya es accesible a multitud de personas. Se recomienda hablar sobre la diferencia entre relaciones sanas, marcadas por el respeto, y las que pueden perjudicar, basadas en los celos, posesión y manipulación.
Para prevenir el sexting, y la violencia digital, se recomienda usar métodos educativos basados en el disfrute saludable de Internet, redes sociales y dispositivos. Educar en valores, informar y enseñar a reflexionar antes de  producir sexting y, sobre todo, antes de reproducirlo. Fomentar este tipo de comunicación no solo genera un espacio de confianza entre el menor y su familia, sino que también recurrirá a ella ante cualquier problema. Fomentar la cultura de la privacidad y concienciar sobre los riesgos que se corren al compartir la imagen y datos personales públicamente. Una vez publicado ya es accesible a multitud de personas. Se recomienda hablar sobre la diferencia entre relaciones sanas, marcadas por el respeto, y las que pueden perjudicar, basadas en los celos, posesión y manipulación.