¿Qué consecuencias puede tener? En un principio podemos enumerar tres consecuencias distintas: 1. Que por culpa de la distracción sufra un accidente de graves consecuencias. El uso del teléfono móvil al volante multiplica por cuatro el riesgo de sufrir accidentes de tráfico. De hecho, uno de cada tres accidentes con víctimas se produce a causa de una distracción del conductor. Esto es especialmente preocupante entre los más jóvenes, ya que 7 de cada 10 reconoce que mira el móvil mientras conduce. 2. Que provoque un accidente en el que salgan lesionadas otras personas. En España, si se constata que el uso del móvil ha sido causante del accidente, el conductor puede ser acusado de imprudencia grave. Y si por desgracia se produjera un fallecimiento, las penas previstas oscilan entre 1 y 4 años de cárcel. 3. Que sea identificado y sancionado. Utilizar el móvil al volante está sancionado con 200 euros de multa y la pérdida de 3 puntos en la actualidad. Pero la DGT ha propuesto aumentar a 6 los puntos retirados por este comportamiento. De esta forma quedaría así equiparado al consumo de alcohol o drogas.
¿Qué consecuencias puede tener? En un principio podemos enumerar tres consecuencias distintas: 1. Que por culpa de la distracción sufra un accidente de graves consecuencias. El uso del teléfono móvil al volante multiplica por cuatro el riesgo de sufrir accidentes de tráfico. De hecho, uno de cada tres accidentes con víctimas se produce a causa de una distracción del conductor. Esto es especialmente preocupante entre los más jóvenes, ya que 7 de cada 10 reconoce que mira el móvil mientras conduce. 2. Que provoque un accidente en el que salgan lesionadas otras personas. En España, si se constata que el uso del móvil ha sido causante del accidente, el conductor puede ser acusado de imprudencia grave. Y si por desgracia se produjera un fallecimiento, las penas previstas oscilan entre 1 y 4 años de cárcel. 3. Que sea identificado y sancionado. Utilizar el móvil al volante está sancionado con 200 euros de multa y la pérdida de 3 puntos en la actualidad. Pero la DGT ha propuesto aumentar a 6 los puntos retirados por este comportamiento. De esta forma quedaría así equiparado al consumo de alcohol o drogas.
¿Qué consecuencias puede tener? En un principio podemos enumerar tres consecuencias distintas: 1. Que por culpa de la distracción sufra un accidente de graves consecuencias. El uso del teléfono móvil al volante multiplica por cuatro el riesgo de sufrir accidentes de tráfico. De hecho, uno de cada tres accidentes con víctimas se produce a causa de una distracción del conductor. Esto es especialmente preocupante entre los más jóvenes, ya que 7 de cada 10 reconoce que mira el móvil mientras conduce. 2. Que provoque un accidente en el que salgan lesionadas otras personas. En España, si se constata que el uso del móvil ha sido causante del accidente, el conductor puede ser acusado de imprudencia grave. Y si por desgracia se produjera un fallecimiento, las penas previstas oscilan entre 1 y 4 años de cárcel. 3. Que sea identificado y sancionado. Utilizar el móvil al volante está sancionado con 200 euros de multa y la pérdida de 3 puntos en la actualidad. Pero la DGT ha propuesto aumentar a 6 los puntos retirados por este comportamiento. De esta forma quedaría así equiparado al consumo de alcohol o drogas.
¿Qué consecuencias puede tener? En un principio podemos enumerar tres consecuencias distintas: 1. Que por culpa de la distracción sufra un accidente de graves consecuencias. El uso del teléfono móvil al volante multiplica por cuatro el riesgo de sufrir accidentes de tráfico. De hecho, uno de cada tres accidentes con víctimas se produce a causa de una distracción del conductor. Esto es especialmente preocupante entre los más jóvenes, ya que 7 de cada 10 reconoce que mira el móvil mientras conduce. 2. Que provoque un accidente en el que salgan lesionadas otras personas. En España, si se constata que el uso del móvil ha sido causante del accidente, el conductor puede ser acusado de imprudencia grave. Y si por desgracia se produjera un fallecimiento, las penas previstas oscilan entre 1 y 4 años de cárcel. 3. Que sea identificado y sancionado. Utilizar el móvil al volante está sancionado con 200 euros de multa y la pérdida de 3 puntos en la actualidad. Pero la DGT ha propuesto aumentar a 6 los puntos retirados por este comportamiento. De esta forma quedaría así equiparado al consumo de alcohol o drogas.