Los niños ciberacosadores son aquellos que infligen daño reiterado e intencional a otros menores a través de medios digitales. Algunos ejemplos de ciberacoso son el envío de mensajes hirientes, la publicación de fotos comprometidas de la víctima en redes sociales o incluso la usurpación de su identidad creando un perfil falso o haciéndose con su contraseña. ¿Cómo detectar si nuestro hijo es un acosador? Es importante que los padres presten atención a sus hijos para detectar posibles conductas que les hagan pensar que sus hijos pueden estar acosando, especialmente si presentan alguno  de estos comportamientos: Baja tolerancia a la frustración. Cuando reciben un “no” por respuesta de forma reiterada, pueden actuar de forma más o menos violenta. En caso de conflicto con sus hermanos o sus iguales, suelen utilizar directamente el menosprecio, el insulto o el golpe. Con frecuencia presentan problemas de empatía. Si ven a un compañero o hermano pasándolo mal, no acuden a consolarle. Se muestran poco receptivos a las normas y se justifican culpando a los demás de sus actos. Sus compañeros tienden a reírles las gracias y evitan enfrentarse o “chivarse”.
Los niños ciberacosadores son aquellos que infligen daño reiterado e intencional a otros menores a través de medios digitales. Algunos ejemplos de ciberacoso son el envío de mensajes hirientes, la publicación de fotos comprometidas de la víctima en redes sociales o incluso la usurpación de su identidad creando un perfil falso o haciéndose con su contraseña. ¿Cómo detectar si nuestro hijo es un acosador? Es importante que los padres presten atención a sus hijos para detectar posibles conductas que les hagan pensar que sus hijos pueden estar acosando, especialmente si presentan alguno  de estos comportamientos: Baja tolerancia a la frustración. Cuando reciben un “no” por respuesta de forma reiterada, pueden actuar de forma más o menos violenta. En caso de conflicto con sus hermanos o sus iguales, suelen utilizar directamente el menosprecio, el insulto o el golpe. Con frecuencia presentan problemas de empatía. Si ven a un compañero o hermano pasándolo mal, no acuden a consolarle. Se muestran poco receptivos a las normas y se justifican culpando a los demás de sus actos. Sus compañeros tienden a reírles las gracias y evitan enfrentarse o “chivarse”.
Los niños ciberacosadores son aquellos que infligen daño reiterado e intencional a otros menores a través de medios digitales. Algunos ejemplos de ciberacoso son el envío de mensajes hirientes, la publicación de fotos comprometidas de la víctima en redes sociales o incluso la usurpación de su identidad creando un perfil falso o haciéndose con su contraseña. ¿Cómo detectar si nuestro hijo es un acosador? Es importante que los padres presten atención a sus hijos para detectar posibles conductas que les hagan pensar que sus hijos pueden estar acosando, especialmente si presentan alguno  de estos comportamientos: Baja tolerancia a la frustración. Cuando reciben un “no” por respuesta de forma reiterada, pueden actuar de forma más o menos violenta. En caso de conflicto con sus hermanos o sus iguales, suelen utilizar directamente el menosprecio, el insulto o el golpe. Con frecuencia presentan problemas de empatía. Si ven a un compañero o hermano pasándolo mal, no acuden a consolarle. Se muestran poco receptivos a las normas y se justifican culpando a los demás de sus actos. Sus compañeros tienden a reírles las gracias y evitan enfrentarse o “chivarse”.