Para prevenir comportamientos inadecuados es conveniente trabajar con nuestros hijos distintos aspectos de su personalidad: Hay que trabajar su AUTOESTIMA. En muchas ocasiones, detrás de un niño o adolescente que acosa, encontramos a una persona que no se valora ni respeta a sí misma. Desarrollar su ASERTIVIDAD. Debe aprender a defender sus derechos, pero sin menospreciar o juzgar las opiniones o inquietudes de los demás. Despertar su EMPATÍA. Desde pequeños deben aprender a ponerse en el lugar de los demás. Ayudarle a controlar la ANSIEDAD y el ESTRÉS. La dificultad para manejar estos estados está detrás de muchas conductas violentas. Y por último, identificar con ellos los PENSAMIENTOS IRRACIONALES o sesgos cognitivos con los que suelen justificar su conducta. Hay que detectar dichos pensamientos y racionalizarlos; poner de manifiesto que no responden a la realidad.
Para prevenir comportamientos inadecuados es conveniente trabajar con nuestros hijos distintos aspectos de su personalidad: Hay que trabajar su AUTOESTIMA. En muchas ocasiones, detrás de un niño o adolescente que acosa, encontramos a una persona que no se valora ni respeta a sí misma. Desarrollar su ASERTIVIDAD. Debe aprender a defender sus derechos, pero sin menospreciar o juzgar las opiniones o inquietudes de los demás. Despertar su EMPATÍA. Desde pequeños deben aprender a ponerse en el lugar de los demás. Ayudarle a controlar la ANSIEDAD y el ESTRÉS. La dificultad para manejar estos estados está detrás de muchas conductas violentas. Y por último, identificar con ellos los PENSAMIENTOS IRRACIONALES o sesgos cognitivos con los que suelen justificar su conducta. Hay que detectar dichos pensamientos y racionalizarlos; poner de manifiesto que no responden a la realidad.