Si sospechamos que nuestro hijo/a es un acosador o nos lo han transmitido directamente desde el centro escolar o cualquier otro entorno donde nuestro hijo convive y se relaciona con otros niños, es conveniente tener en cuenta una serie de recomendaciones: No debemos juzgar a nuestro hijo/a, sino juzgar su conducta. No mostrar decepción, sino corregir su comportamiento: ''Yo sé que tú no eres así, pero lo que es has hecho no está bien''. Nunca debemos justificar ni minimizar lo que haya hecho.  Hemos de intentar que verbalice todo lo sucedido y que reconozca los hechos. Podemos utilizar frases del tipo: ''Me voy a enterar de todo, pero prefiero que me lo cuentes tú''. Es muy importante trabajar su empatía. Hemos de analizar con él los sentimientos que ha provocado en la víctima y hacer que se ponga en su lugar. Aplicar también medidas reparadoras. Es importante que pida perdón y que se comprometa a no volverlo a hacer. Ha de quedar claro que el acoso no solo es inadmisible, sino que además nuestra sociedad prevé sanciones para quien lo haga.
Si sospechamos que nuestro hijo/a es un acosador o nos lo han transmitido directamente desde el centro escolar o cualquier otro entorno donde nuestro hijo convive y se relaciona con otros niños, es conveniente tener en cuenta una serie de recomendaciones: No debemos juzgar a nuestro hijo/a, sino juzgar su conducta. No mostrar decepción, sino corregir su comportamiento: ''Yo sé que tú no eres así, pero lo que es has hecho no está bien''. Nunca debemos justificar ni minimizar lo que haya hecho.  Hemos de intentar que verbalice todo lo sucedido y que reconozca los hechos. Podemos utilizar frases del tipo: ''Me voy a enterar de todo, pero prefiero que me lo cuentes tú''. Es muy importante trabajar su empatía. Hemos de analizar con él los sentimientos que ha provocado en la víctima y hacer que se ponga en su lugar. Aplicar también medidas reparadoras. Es importante que pida perdón y que se comprometa a no volverlo a hacer. Ha de quedar claro que el acoso no solo es inadmisible, sino que además nuestra sociedad prevé sanciones para quien lo haga.