Las distracciones al volante son la principal causa de siniestralidad en España y el uso del Smartphone es una de las causas más frecuentes para estos fatales despistes. Y es que si miramos el móvil mientras conducimos:  Incrementamos nuestro tiempo de reacción para detectar y responder a acontecimientos inesperados relacionados con la conducción como, por ejemplo, las señales de tráfico, un peatón cruzando… Reducimos nuestra capacidad tanto para permanecer de forma en el carril como para mantener la velocidad adecuada. Tendremos una reacción de frenado más lenta, intensa y con distancias de parada más cortas Aumenta nuestro nivel de estrés y frustración Afecta a nuestros sentidos reduciendo nuestra capacidad auditiva (desviamos la atención de la carretera por lo que oímos), visual (desviamos la atención de la carretera por lo que vemos); psíquica (desviamos la atención de la carretera por lo que hacemos); y cognitiva (desviamos la atención de la carretera por lo que pensamos).
Las distracciones al volante son la principal causa de siniestralidad en España y el uso del Smartphone es una de las causas más frecuentes para estos fatales despistes. Y es que si miramos el móvil mientras conducimos:  Incrementamos nuestro tiempo de reacción para detectar y responder a acontecimientos inesperados relacionados con la conducción como, por ejemplo, las señales de tráfico, un peatón cruzando… Reducimos nuestra capacidad tanto para permanecer de forma en el carril como para mantener la velocidad adecuada. Tendremos una reacción de frenado más lenta, intensa y con distancias de parada más cortas Aumenta nuestro nivel de estrés y frustración Afecta a nuestros sentidos reduciendo nuestra capacidad auditiva (desviamos la atención de la carretera por lo que oímos), visual (desviamos la atención de la carretera por lo que vemos); psíquica (desviamos la atención de la carretera por lo que hacemos); y cognitiva (desviamos la atención de la carretera por lo que pensamos).