No solo es peligroso el móvil al volante. La DGT también nos alerta a los peatones sobre su utilización mientras caminamos, ya que provoca despistes y aumenta los accidentes. La Fundación Mapfre afirma que el 98% de los accidentes en los que el responsable es el peatón están causados por el uso de los smartphones. Y es que el riesgo que corren los viandantes puede llegar a aumentar un 40% cuando se está haciendo uso del móvil y/o de los auriculares. El hecho de cruzar por un paso de peatones puede convertirse en una acción peligrosa si no se realiza de una forma correcta y si nos aislamos del entorno con el uso del smartphone y/o de los cascos. Enviar mensajes de texto, usar auriculares, revisar las redes sociales, hacer fotos o vídeos… son algunas de las distracciones más frecuentes que sufrimos como al utilizar el móvil mientras caminamos por la calle. Todo esto puede hacer que perdamos la perspectiva del lugar de donde nos encontramos y no detectar posibles situaciones de peligro. En definitiva, es tan importante ser un peatón responsable como un conductor responsable. Y también hemos de enseñar esa máxima a lo más pequeños.
No solo es peligroso el móvil al volante. La DGT también nos alerta a los peatones sobre su utilización mientras caminamos, ya que provoca despistes y aumenta los accidentes. La Fundación Mapfre afirma que el 98% de los accidentes en los que el responsable es el peatón están causados por el uso de los smartphones. Y es que el riesgo que corren los viandantes puede llegar a aumentar un 40% cuando se está haciendo uso del móvil y/o de los auriculares. El hecho de cruzar por un paso de peatones puede convertirse en una acción peligrosa si no se realiza de una forma correcta y si nos aislamos del entorno con el uso del smartphone y/o de los cascos. Enviar mensajes de texto, usar auriculares, revisar las redes sociales, hacer fotos o vídeos… son algunas de las distracciones más frecuentes que sufrimos como al utilizar el móvil mientras caminamos por la calle. Todo esto puede hacer que perdamos la perspectiva del lugar de donde nos encontramos y no detectar posibles situaciones de peligro. En definitiva, es tan importante ser un peatón responsable como un conductor responsable. Y también hemos de enseñar esa máxima a lo más pequeños.