¿Cómo detectarlo y actuar ante él?
Es importante trasmitir a nuestros hijos valores basados en el respeto y la tolerancia, fomentando el diálogo sobre lo que ven en Internet:
Cuando nuestro hijo es la víctima: si conocemos que nuestro hijo está siendo víctima del discurso del odio en Internet, debemos reaccionar rápidamente. Lo primero es no cuestionarle. A través de esta confianza podremos tratar de encontrar los motivos por los que el menor entró en contacto con esa comunidad y podremos tratar el origen de este comportamiento.
 Cuando es nuestro hijo el que promueve el odio: cuesta situarnos en este lado pero, cuando ocurre, nuestro deber es intervenir. La irritabilidad, el aislamiento, la desmotivación y la inclinación hacia ideologías inusuales, pueden dar señales de que algo no va bien. En este caso, será conveniente abordar el tema con el menor, informarle y enseñarle a contrastar y desarrollar su propia capacidad crítica.
Además, la sensibilización desde los centros escolares es clave. Es importante impulsar campañas contra el extremismo desde las aulas y fomentar el debate positivo, difundiendo valores como la tolerancia y los derechos humanos.