¿Cómo prevenirlo? Recuerda que violencia no son solo los golpes físicos. Violencia también es chantajear, obligar a alguien a hacer cosas que no quiere, controlar lo que hace… ¡la violencia psicológica es muy grave! Ten en cuenta que proteger tu intimidad y tu privacidad no significa que no quieras a tu pareja. Internet es algo positivo, si lo usas de forma responsable no tiene que ser una fuente de conflicto con tu pareja o amigos. No facilites tu contraseña a nadie, ni siquiera a tu pareja. Utiliza contraseñas seguras: complicadas y largas, combinando números y letras. No te hagas y mucho menos envíes fotos o vídeos tuyos que sean comprometidos.  Recuerda que para que otras personas puedan leer tus mensajes y conversaciones, necesitan previa autorización tuya. En las relaciones de pareja es normal tener puntos de vista diferentes y momentos en los que no se está de acuerdo con la otra persona, es parte de la convivencia. Sin embargo, para resolver los problemas no son tolerables: las amenazas, los chantajes, los insultos, las burlas, las humillaciones… No le excuses con cosas como que “estaba muy nervioso”, “cambiará”, “si me controla es porque me quiere”… No hay razón que justifique el uso de la violencia.
¿Cómo prevenirlo? Recuerda que violencia no son solo los golpes físicos. Violencia también es chantajear, obligar a alguien a hacer cosas que no quiere, controlar lo que hace… ¡la violencia psicológica es muy grave! Ten en cuenta que proteger tu intimidad y tu privacidad no significa que no quieras a tu pareja. Internet es algo positivo, si lo usas de forma responsable no tiene que ser una fuente de conflicto con tu pareja o amigos. No facilites tu contraseña a nadie, ni siquiera a tu pareja. Utiliza contraseñas seguras: complicadas y largas, combinando números y letras. No te hagas y mucho menos envíes fotos o vídeos tuyos que sean comprometidos.  Recuerda que para que otras personas puedan leer tus mensajes y conversaciones, necesitan previa autorización tuya. En las relaciones de pareja es normal tener puntos de vista diferentes y momentos en los que no se está de acuerdo con la otra persona, es parte de la convivencia. Sin embargo, para resolver los problemas no son tolerables: las amenazas, los chantajes, los insultos, las burlas, las humillaciones… No le excuses con cosas como que “estaba muy nervioso”, “cambiará”, “si me controla es porque me quiere”… No hay razón que justifique el uso de la violencia.